Israel Cinman: “¿En qué creen los que crean?”

En su paso por la Experiencia Endeavor NOA 2018, el coach estratégico organizacional compartió las claves para tener una mentalidad orientada al cambio. Desde comprender las demandas de los nuevos tiempos hasta no olvidar los orígenes, conocé por qué vale la pena crear un mundo distinto. Leé la nota completa acá.

Israel Cinman empezó su charla con una gran pregunta: ¿En qué creen los que crean?

Para dar su respuesta usó un ejemplo: la cama. ¿Qué pasa con el colchón en la mente de los que crean? Primero para dormir, le creamos un hueco y le damos nuestra forma. Hay gente que no se va a dormir sino que se zambulle en ese colchón. Es la famosa zona de comodidad. “Y nosotros ¿qué hacemos en nuestra cabeza? Lo damos vuelta, no lo cambiamos. Lo giramos para todos lados. Y, como si fuera poco, recién después compramos uno nuevo. ¿Qué pasa la primera noche que dormimos en un nuevo colchón? Es fatal”, explicó Cinman. Pero, ¿por qué? Porque aunque hayamos conseguido un colchón aun mejor que el que había antes, los seres humanos valoran el control. Este es uno de los grandes problemas que tenemos a la hora de hacer cambios. Como seres humanos, es la fuerte vocación de acostumbrarnos a lo que sea.

Otra pregunta que se desprende del análisis anterior: ¿por qué hay personas que cambian el mundo y otras que no? Cinman continuó su charla haciendo una distinción generacional, tomando como referencia el año 1980, momento en la historia en que la tecnología irrumpe de forma masiva.

Para aquellos que nacieron antes del 80, conocidos como “Generación X” o los “remadores” -según Israel- había más obligaciones que derechos. Esto fue un momento donde no había las mismas posibilidades que existen hoy en el ecosistema emprendedor. Después del 80 sigue la “Generación Y” o los “raffineros”, una generación que, a diferencia de la anterior, tiene más derechos y menos obligaciones. ¿El dilema? “Vivimos en un mundo donde la mayoría de los X dirigen a los Y. Es importante tener en cuenta que, en ese proceso de cambio, tenemos que ir leyendo a las siguientes generaciones, aclaró Cinman. “Los primeros recorrieron un río muy lento, con historia y más obstáculos mientras que los segundos avanzan mucho más rápido, apasionados y conectados con el pacer extraordinario”, distinguió el coach.

Y por último, después de los Y está la generación post 2000, los “runners”. Según Cinman, ellos son personas que buscan la transparencia y tienen una gran capacidad para trabajar en comunidad.  Son, entre muchas cosas, los que vienen a cambiar el mundo. “Hay un montón de cosas que no las vamos a poder hacer sin ellos, por eso es tan interesante juntarse con chicos de 8, 9 y 10 años. Pero, hay que tener en cuenta que cuando los adultos les dicen “ustedes son el futuro” en realidad les están robando el presente”,agregó el especialista. Entre otras palabras, es la primera vez en la historia de la humanidad que los jóvenes pueden enseñarles a los adultos.

Pero, volviendo a la pregunta inicial, ¿en qué creen los que crean? La respuesta: creyeron lo que crearon. “El cambio está presente en todos los rubros: Einstein, Da Vinci, Mandela o Bill Gates fueron revolucionarios porque primero creyeron en aquello que estaban haciendo”, dijo. Y así es como el verbo CREER es diferente del verbo CREAR pero si se lo conjuga en la primera persona del singular, para los dos es el YO CREO.

 

Fuente: Endeavor-Blog

Autor

Responder