Creador de Digital House “El secreto de emprender está en encontrarse con uno mismo”

Creador de Digital House “El secreto de emprender está en encontrarse con uno mismo”

Su papá, maquinista de trenes. Su mamá, ama de casa. Se crió en el Gran Buenos Aires, estudió en un colegio parrioquial y se recibió de ingeniero en la UBA. A los 29 años, estaba trabajando en la represa hidroeléctrica de Yaciretá poniendo hormigón. Allí conoció a Eduardo Bruchou, su antiguo jefe y actual socio.

En el año 1992, Nelson quería estudiar en el exterior y en el proceso de buscar universidades notó que en la Argentina casi no existían libros de management en español. “Recién estaban empezando los Master acá asi que con mi jefe empezamos a pensar cómo traer ese management del mundo al país. Nos fuimos del trabajo y teníamos plata como para un año de estudio. Empezamos a hacer un seminario pero nos dimos cuenta de que no teníamos un modelo de negocio”, explicó Duboscq.

El timing era perfecto porque en las compañías empezaba a haber apertura económica y una tendencia a informarse sobre marketing, management, servicio al cliente. Según Nelson, esa chispa fue un golpe de suerte que lo llevó a conocer a unos brasileros. Ellos tenían el negocio de seminarios hacía dos años en su país y eran la oportunidad para traer ese negocio al público local. Así fue como él agarró su valija, viajó hasta el país vecino y los convenció de hacer el modelo a la Argentina junto con los mejores especialistas en el tema. “Ellos tenían el know how y nosotros teníamos nuestro equipo. Emprender es un camino muy largo en la vida entonces estar acompañado por un equipo de confianza es muy importante. También contábamos con el video, porque los brasileros lo tenían y así fue como empezamos”, detalló el emprendedor. “Lo primero que uno quiere cuando empieza su negocio es facturar. Después, uno ve el balance y le da que ganó o que perdió. Resulta que nosotros facturábamos mucho pero nuestro negocio no escalaba bien”, continuó.

Uno de los mayores aprendizajes de Nelson lo tuvo en el año 1994. En ese momento, su compañía – a la que llamó HSM Group- trajo al país a Peter Drucker -un equivalente al John Lennon de la música pero en la industria del management- y fue un éxito. Yo estaba en atendiendo llamados, en la línea de fuego, y una de las chcias que trabajaba conmigo me dice: Nelson, ¿por qué no hacemos un librito de los seminarios y con eso calmamaos a la gente que no puede venir?”, contó. De ahí en más, HSM Group adaptó la industria de los seminarios a la editorial y lanzaron la revista “Gestión”. Cuatro años después, luego de convocar más y más personas, los fundadores extendieron sus eventos a varios días y lanzaron “ExpoManagement” en La Rural. Al año siguiente, levantaron capital y abrieron en México. Sin embargo, el conexto económico internacional no era el mejor. En el 2000, cae el NASDAQ junto con el mercado de capitales. Mientras tanto, en el 2001, Argentina entra en una grave crisis económica y desploma nuestro PBI nacional.

A veces las crisis demuestran que esconden oportunidades.

 

Después de pensar sobre el futuro de la compañía, Nelson y Eduardo viajan a una reunión en Mar del Plata. Paramos en la Ruta 2 en un lugar de hamburguesas. “Pensamos: “esto es americano y se vinieron al centro de la Pampa Húmeda donde comemos sanguches de lomo, ellos nos clavaron una hamburguesa. Habramos New York”, se le ocurrió. Locos pero con todas las ganas por delante, los socios tenían el contenido y el conocimiento para hacerlo. Así fue como abrieron el World Business Forum en Nueva York en el Radio City Music Hall. Después de ahí: Los Ángeles, Chicago y Frankfurt.

Sin embargo, en el 2012 y con 50 años de edad, Nelson vendió la compañía.

“Yo siempre salí corriendo atrás de un objetivo, atrás del éxito. Y me pasó eso de decir que ahora sí llegue, encontré mi casa habiendo hecho una compañía global pero me agarró una depresión tremenda. Tenía una hija de 15 años, me levantaba cada día y no encontraba un propósito en mi vida. A veces tocar fondo, te lleva a encontrarte a vos mismo. Me di cuenta que el secreto de emprender no está ni en el éxito, ni en hacer una compañía global ni en las marcas sino en cada día, encontrarse uno mismo y tener algo que te ayude a levantarte, generar valor para la sociedad, para los accionistas y para los empleados”, confesó Duboscq.

Entonces, se juntó con Diego Pando y empezamos a hacer un e-commerce llamado Barugel. Aunque, en ese camino falta gente capacitada para aprovechar todo lo que ofrecía el mundo digital. “Como siempre me gustó la educación, lo fui a ver a Marcos Galperín (Mercado Libre), a Guibert Englebienne y a Martín Migoya (Globant) y me propuse hacer una compañía que pueda formar talento digital para exportar al mundo”,explicó el emprendedor. ¿Por qué? En palabras de Nelson, la Argentina y Latinoamérica en general es una región que exporta -en su mayoría- commodities. Dedicarse ello no genera empleabilidad. Y sin mucho por pensar, fue rápido entender que el talento estaba pero faltaba la formación.

Así nació Digital House. ¿La misión? Formar una organización educatica que transforma la vida de las personas desarrollando habilidades digitales. “Yo digo que los chicos usan tecnología, tenemos que tratar de que pasen de usarla a crearla”, comentó.

Lo que dejaron 20 años de emprender

Para Nelson, el resumen de sus dos décadas de trabajo se traduce en:

  • Es importante tener una IDEA, pero las ideas en los cafés las tenemos todos. De la idea hay que pasar a la ejecución.
  • El EQUIPO es clave. Hay que tener gente cerca que te asesore y que te diga cuando sí y cuando no. Esa es la única forma en la que te dás cuenta de aquello que tendrá futuro y aquello que no.
  • El MODELO DE NEGOCIO es importante para guiar nuestro proyecto, pero tiene que estar en modo “beta”. ¿Por qué? Porque van a cambiar el comportamiento de los consumidores. Hay que despertarse cada mañana y pensar en cómo mejorar nuestra porpuesta de valor.
  • Los FONDOS serán claves para desarrollar una compañía global. Para obtenerlos, primero hace falta contar con los elementos anteriores.
  • El TIMING será decisivo a la hora de lanzar nuestro producto o servicio.

A nivel personal, el cofundador y CEO de Digital House agregó:

  • No tengan miedo a emprender.
  • Vale la pena lanzarse.
  • Siempre hay que tratar de ser el mejor.
  • Disfrutar cada día.
  • Tener valores que inspiren a otros.
  • Se lidera con el ejemplo.
  • Permitirse equivocar.
  • Querer aprender.
  • Rodearse de los mejores tanto para arriba como para abajo.
  • La crisis es parte del sistema.

Fuente: Endeavor Blog

Autor

Responder